Auto-Hermes
S XXI

Actualizada: 09/09/2016
 

Números del Boletín Internacional

Centro Internacional de Prensa

COORDINADORA INTERNACIONAL TESORO
SERVICIO DE INFOCOM

uto-HERMES
CENTRO NACIONAL DE DERECHOS DE AUTOR DE LA REPÚBLICA DE CUBA. REGISTRO 06746-6746

BOLETÍN DE INFORMACIÓN REFERATIVA Y FACTOGRÁFICA

Quién es quién en TESORO

RECONOCEMOS

Quienes somos

Google
WWW www.auto-hermes-sxxi.net

"La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo"

José Martí


Periódicos de hoy (todos)

Idiomas

Países

Organismos y Organizaciones


English


Français

Русский


África


Amlatin

Noram

Europa


Martianos HERMES


Editora Bolivar


Editora HERMES


Editora TESORO


Editora ESOPO

 

OTROS SERVICIOS ESPECIALES DE HERMES INTERNACIONAL

SERVICIOS TÉCNICOS

Información General Mundial

Mapamundi digital

Mapa de las enfermedades (Healthmap)

Seguidor de vuelos en tiempo real

Traductor Automático

RTpedia

Authorstream

OW-LY

Picasaweb

Radiocentro

HERMES AMÉRICA

MARTIANOS RADIO

ARIGUANABO RADIO

Telecentro

Cubavisión Internacional
 

REDES


Calameo

Soundcloud
  

Twitpic

Videocentro

HERMES English

HERMES Deutsch

HERMES Français

Гермес Русский

Hermes Português

RSI Martianos

COMUNICACIÓN POPULAR

@uto-hermes-sxxi

Red de Martianos

Red Social Integrada Martianos

 Martianos HERMES

ASÍ DE SIMPLE

Recomendamos




Grandes esperanzas: Lavrov y Kerry debaten cómo coordinar la lucha antiterrorista en Siria


España: Al menos 4 muertos y unos 50 heridos al descarrilar un tren en Galicia


Bank of America nos avisa: Vivimos en 'Matrix'


Corea del Norte aumentará sus fuerzas nucleares en respuesta a la política de EE.UU.


Los Medios de Comunicación deben ser garantes de la Paz y de los Derechos Humanos
por Fernando Buen Abad


Otegi y el déficit democrático en España
por Germán Gorraiz López


La banca y su mano invisible
por Alfredo Serrano

NOTICIAS DE ACTUALIDAD
Efemérides: Acceso a la Enciclopedia cubana ECURED... ONU: Calendario de "días internacionales"

ACTUALIDAD
 

HERMES Internacional

COMUNICACIÓN POPULAR
 

Federación Internacional de Comunicadores Populares

EN VIVO

Actualidad RT

Hispan tv


Telesur tv

Venezolana de tv

DERECHOS HUMANOS
 

 

 

 

 

PáginaTwitter list
Ana Belén Montes

Oscar López Rivera

Libertad para los presos políticos saharuis

DESARROLLO Y COOPERACIÓN
 

EDUCACIÓN, CIENCIA Y CULTURA
 
Twitter list Educación
Twitter list de Ciencia, Técnica y Tecnología

GUERRA Y PAZ
 

Página

Grupo

Twitter list "Contra la Guerra"
Twitter list sobreSiria

MUJER
 

OPINIÓN
 

 

 

  RELACIONES BILATERALES Y MULTILATERALES
 
 Twitter list de Información diplomática

REDES SOCIALES AMIGAS
 


CUBAINFORMACIÓN

REDES SOCIALES DE TESORO
 


Ariguanabo


Derechos Humanos


Desarrollo y Cooperación


Educación, Ciencia y Cultura


Guerra y Paz


Hermes


Juventud y niñez


Martianos


Masones


Medicina


Mujer


Opinión


Patrimonio


Pueblos

 


LO ÚLTIMO. EN TIEMPO REAL

 


Kurdistán. Opinión

Los kurdos forman parte integrante de la nación y la sociedad sirias. Esta foto muestra la estatua del general Saladino El Magnífico, a la entrada de la milenaria Ciudadela de Damasco. Héroe histórico de la defensa contra los cruzados, el general kurdo Saladino liberó Damasco en 1174 y fundó la dinastía árabe de los Ayubidas.

Los proyectos (diferentes) de creación de un Kurdistán (I)
por Thierry Meyssan

El actual proyecto de Kurdistán, con respaldo de Estados Unidos y Francia, no tiene nada que ver con el proyecto que esos mismos países reconocieron como legítimo en 1920, en la Conferencia de Sevres. ¡El proyecto actual ni siquiera se sitúa en los mismos territorios! Este seudo Kurdistán sólo es la zanahoria que los occidentales muestran a los kurdos de Siria para utilizarlos contra la República Árabe Siria. Su creación no resolvería el problema kurdo y provocaría un conflicto comparable al que ya dura desde hace más de 70 años entre Israel y los palestinos. Desentrañando la situación actual, Thierry Meyssan pasa revista a las posiciones contradictorias de las 9 principales potencias exteriores implicadas.
Red Voltaire | Damasco (Siria) | 5 de septiembre de 2016

Los movimientos de fuerzas y las batallas que han marcado este verano en el norte de Siria no parecen tener sentido para los observadores. El hecho es que cada una de las fuerzas implicadas persigue tenazmente sus propios objetivos.

Aunque todos los protagonistas dicen luchar contra el Emirato Islámico (Daesh [1]), lo cierto es que ese grupo yihadista lo que hace es desplazarse y solamente retrocede hacia el desierto. Lo que realmente está en juego en estas acciones es la eventual creación de un Kurdistán en detrimento de las poblaciones árabes y cristianas del norte de Siria [2].

Veamos un análisis de los objetivos de guerra de las principales fuerzas que se mueven en el terreno, partiendo del principio básico que la República Árabe Siria es un Estado soberano y que ninguno de estos actores tiene, por consiguiente, ningún derecho a arrancarle parte de su territorio para crear allí una nueva entidad.

Nueve respuestas al tema kurdo… 7 de ellas ilegales

1- El Emirato Islámico no obstaculizará la creación de un Kurdistán, a condición de que no sea al este del Éufrates

El Emirato Islámico, creado, en Irak, por el estadounidense John Negroponte y, posteriormente, por el general David Petraeus, sigue bajo control de este general estadounidense y ex director de la CIA. Este último subcontrata a Turquía la dirección de ese conjunto, conformado por la Hermandad Musulmana, miembros de los Naqchbandis y diversas tribus sunnitas del desierto que se extiende entre Siria e Irak.

Es por eso que, durante la reciente toma de Yarablus por el ejército turco, los yihadistas del Emirato Islámico que controlaban esa localidad siria, se limitaron a retirarse, obedeciendo órdenes de su mentor turco, sin oponer resistencia.

Después de la batalla de Ain al-Arab (Kobane), el Emirato Islámico admitió el principio mismo de la creación de un Kurdistán en el norte de Siria, pero no al este del Éufrates.

2- Las 3 posiciones de Estados Unidos

En tiempos de la Primera Guerra Mundial, el presidente estadounidense Woodrow Wilson había incluido entre sus objetivos de guerra la creación de Armenia, de Israel y de Kurdistán. Al final del conflicto, el presidente Wilson envió a la región la comisión King-Crane. Esta última indicó:

«Los kurdos reclaman un territorio muy extenso, basándose en su presencia [en ese territorio], pero como están muy mezclados con los armenios, con los turcos y los demás, y divididos entre sí en [kurdos] qizilbash [3], [kurdos] chiitas y [kurdos] sunnitas, parece preferible limitarlos a la zona geográfica natural que se halla entre la proposición de Armenia en el norte y de Mesopotamia en el sur, con el foso entre el Éufrates y el Tigre como límite oeste y la frontera persa como límite este (…) Es posible desplazar de esa zona a la mayor parte de los turcos y los armenios, que son poco numerosos, mediante un intercambio voluntario de población y obtener así una provincia de alrededor de un millón y medio de habitantes, casi todos kurdos. Debe garantizarse la seguridad de los caldeos, nestorianos y cristianos sirios que viven en la región.»

La Comisión King-Crane visitó la región justo al término de las masacres desatadas contra los cristianos –que se prolongaron desde 1894 hasta 1923–, perpetradas primeramente por el Imperio Otomano y después por los Jóvenes Turcos, con ayuda de la Alemania del II Reich alemán y de la República de Weimar [4]. Dado el hecho que los turcos habían utilizado a los kurdos para masacrar a los cristianos, la Comisión King-Crane se mostró muy prudente en cuanto a la posibilidad de que los armenios pudiesen vivir en un Estado kurdo. Esa vieja herida se reabrió recientemente cuando, en noviembre de 2015, grupos de kurdos del PYD [5] trataron de “kurdizar” por la fuerza a los cristianos asirios del norte de Siria [6].

A pesar de todo, en 1920 la Conferencia de Sevres creó, en los papeles, un Kurdistán. Pero, ante la rebelión turca encabezada por Mustafa Kemal, aquel proyecto nunca llegó a concretarse y Estados Unidos renunció a él con el Tratado de Lausana, en 1923.

El siguiente mapa, tomado del sitio web Les Clés du Moyen-Orient [en español, “Las llaves del Medio Oriente”] permite observar que el presidente Woodrow Wilson había previsto crear aquel Kurdistán en el territorio de la actual Turquía e incluyendo una pequeña parte del actual Kurdistán iraquí. La Siria actual no tenía absolutamente nada que ver con aquel proyecto.

Varios decenios más tarde, durante la guerra civil turca, la Siria de Hafez el-Assad respaldó al PKK, basándose en las mencionadas proposiciones del presidente Wilson. Siria concedió asilo político al líder del PKK, quien se comprometió por escrito a no reclamar ninguna porción de territorio sirio, incluyendo aquellos donde Siria acogía a los refugiados kurdos.

Las estadísticas son elocuentes. El censo de 1962 muestra que en Siria había solamente 162 000 kurdos, pero un millón de kurdos turcos buscaron refugio en Siria, país que además les concedió asilo político. Hoy son 2 millones y la República Árabe Siria les concedió la nacionalidad siria en 2011. Al inicio del actual conflicto, los kurdos defendieron Siria, con armamento y salarios proporcionados por Damasco, frente a la invasión de los mercenarios islamistas.

Renunciando a su posición histórica, Estados Unidos prometió entonces a los diferentes jefes kurdos –en Irak, en Siria y en Turquía– crear para ellos un Estado en Siria si volvían sus armas contra Damasco. Algunos aceptaron la oferta.

A inicios de 2014, cuando el grupo del general estadounidense David Petraeus planifica el desarrollo del Emirato Islámico y su invasión contra la provincia iraquí de al-Anbar, ese grupo autoriza al gobierno regional kurdo de Irak a apoderarse de los campos de petrolíferos de Kirkuk, lo cual se hizo realidad sin que ello diese lugar a ningún tipo de condena internacional, ya que los medios de difusión mantenían la atención de la opinión pública concentrada en los crímenes del Emirato Islámico.

3- Rusia respalda los derechos de la minoría kurda

En un primer momento, Rusia apoyó el proyecto de creación de una región autónoma kurda en Siria, según el modelo de la Repúblicas Autónomas rusas. En febrero de 2016 se abrió en Moscú una representación de las YPG.

Sin embargo, ante la reacción indignada de los sirios, Moscú tomó conciencia del hecho que la situación de la República Árabe Siria no tiene nada que ver con lo que existe en la Federación Rusa. Las minorías sirias están tan mezcladas entre sí que no existe ninguna región del país donde una de ellas sea mayoritaria. Durante miles de años, la defensa de Siria se ha organizado a partir de la mezcla de poblaciones, de forma tal que, en todas partes del país, una minoría vinculada a un eventual invasor pueda proteger al resto de la población. Por consiguiente, el Estado sirio no garantiza los derechos de las minorías entregándoles la gestión de regiones separadas sino organizando las instituciones y la administración según los principios del laicismo, tanto en materia de religión como en el plano étnico.

Es por ello que Rusia aborda ahora la cuestión kurda de manera completamente diferente. Rusia se ha comprometido a defender los derechos de todas las minorías en general, incluyendo los derechos de los kurdos, pero ha invitado a estos últimos a que definan claramente si están a favor o en contra de los yihadistas. En efecto, por el momento, los kurdos de todas las tendencias luchan contra los yihadistas, pero no porque sean yihadistas sino para apoderarse de los territorios que estos ocupan y apropiarse de ellos. Eso ha llevado a Rusia a exigir a los kurdos que definan también a quién consideran como aliado: Washington o Moscú.

4- Turquía quiere la creación de un Kurdistán, pero en Siria y bajo control del clan Barzani

Ankara se niega a la posibilidad de que un Kurdistán sirio pueda servir de retaguardia al PKK, circunstancia que este partido kurdo podría aprovechar para extenderse en Turquía. Ankara mantiene excelentes relaciones con el gobierno regional del Kurdistán iraquí y no tiene porqué oponerse a la creación de un Kurdistán sirio. Es por eso que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había concluido con los dos copresidentes de las YPG un acuerdo secreto según el cual él apoyaría la creación de ese Estado. Pero ese acuerdo no sobrevivió a la represión desatada contra los kurdos de Turquía por el propio presidente Erdogan a raíz del progreso de estos en las elecciones legislativas de junio de 2015 [7].

La extrema derecha turca, tanto el MHP como los Lobos Grises y la Milli Gorus del presidente Erdogan, profesa una ideología de carácter racial. Según esos movimientos y milicias, Turquía debe ser islámica y basarse en la raza turco-mongola –lo cual implica la expulsión de cristianos y kurdos. La oposición no comparte ese punto de vista y gran parte de los kurdos están perfectamente integrados a dicha oposición.

Abdullah Ocalan crea el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) en 1978, cuando el fundador de los Lobos Grises, Alparslan Turkes, se convierte en viceprimer ministro de Turquía, en 1975, y habla públicamente de liquidar a los kurdos, siguiendo el modelo de liquidación de los cristianos aplicado durante el genocidio desatado contra los armenios y los griegos pónticos. Damasco concede a Ocalan el asilo político hasta 1998, año en que Ankara amenaza con recurrir a la guerra si Siria sigue protegiéndolo. El entonces presidente sirio Haffez el-Assad pide a Ocalan que trate de hallar refugio en otro país. El fundador del PKK será finalmente secuestrado en Kenya por el Mosad –la inteligencia israelí–, con ayuda de los kurdos del PDK, y entregado a Turquía, donde aún se encuentra encarcelado.

5- Irán se opone a la creación de un Kurdistán

Alrededor de 4,5 millones de kurdos son iraníes y son mayoría en una región de la República Islámica. Si bien gozan de igualdad jurídica, la región donde son mayoritarios sigue siendo objeto de diversas formas de discriminación y está menos desarrollada que las regiones de población persa.

La República Islámica de Irán defiende firmemente la preservación de las fronteras, sobre todo porque la creación de un nuevo Estado podría estimular el separatismo de otras minorías, como los baluchis.

Además, siendo aliado de Siria, Irán no puede admitir la creación de un Gran Kurdistán en detrimento de la integridad territorial del Estado sirio.

[1] También designado en la prensa occidental como Estado Islámico o con las siglas EI, ISIL o ISIS.

[2] Los 4 principales partidos kurdos mencionados en este trabajo son:
- el PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), organización marxista-leninista creada en Turquía por Abdullah Ocalan en la época de la guerra fría.
- las YPG (Unidades de Protección del Pueblo), creadas en Siria por los kurdos turcos del PKK exilados en la República Árabe Siria.
- el PDK, creado en Irak alrededor del clan Barzani, cuyos miembros trabajaron públicamente para el Mosad (el servicio de inteligencia de Israel) durante la guerra fría y aún siguen vinculados a Israel.
- el UPK, creado alrededor de la familia Talabani y vinculado a Irán.

[3] Los qizilbash son una orden sufista de origen iraní.

[4] «La Turquía de hoy continúa el genocidio armenio», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 30 de abril de 2015.

[5] Partido kurdo creado en Siria por exilados kurdos provenientes de Turquía.

[6] «Estados Unidos e Israel inician la colonización del norte de Siria», Red Voltaire, 1º de noviembre de 2015.

[7] «Erdogan anuncia 5 359 kurdos “neutralizados” », Red Voltaire, 29 de marzo de 2016.

Miembro de la Coordinadora Internacional TESORO y de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (FICP)