Auto-Hermes S XXI

Actualizada: 06/10/2018


"La prensa no es aprobación bondadosa o ira insultante; es proposición, estudio, examen y consejo"

José Martí

COORDINADORA INTERNACIONAL TESORO SERVICIO DE INFOCOM

Google
WWW www.auto-hermes-sxxi.net

uto-HERMES
CENTRO NACIONAL DE DERECHOS DE AUTOR DE LA REPÚBLICA DE CUBA. REGISTRO 06746-6746

BOLETÍN DE INFORMACIÓN REFERATIVA Y FACTOGRÁFICA


COMUNICACIÓN POPULAR

 

Servicio Twitter en tiempo real

@uto-hermes-sxxi

TESORO de Canarias

Red de Martianos

Red Social Integrada Martianos

 Martianos HERMES

Servicio InfoCom en Pinterest
(Seleccione la casilla de su interés para acceder a la información específica)
 

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

No Comments

En Audio

En vídeo

NOTICIAS DE ACTUALIDAD
Firmas selectas de: Prensa Latina ..... Sputniknews ..... Telesurtv ..... Hispantv .....

ACTUALIDAD

HERMES Internacional

COMUNICACIÓN POPULAR
 

Federación Internacional de Comunicadores Populares

EN VIVO

Actualidad RT


CGTN


Hispan tv



Telesur tv

Venezolana de tv

TELECENTRO TESORO - PL
 

DERECHOS HUMANOS

DESARROLLO Y COOPERACIÓN

EDUCACIÓN, CIENCIA Y CULTURA
 

GUERRA Y PAZ
 

MUJER
 

OPINIÓN
 

 RELACIONES BILATERALES Y MULTILATERALES
 

REDES SOCIALES AMIGAS
 


CUBAINFORMACIÓN

REDES SOCIALES INTEGRADAS DE TESORO
 


Ariguanabo


Bolivarianos


Derechos Humanos


Desarrollo y Cooperación


Educación, Ciencia y Cultura


Guerra y Paz


Hermes


Juventud y niñez


Martianos


Medicina


Mujer


Opinión


Patrimonio


Pueblos


LO ÚLTIMO. EN TIEMPO REAL


Sitio

Facebook

Youtube


Sitio


Vídeos


Facebook


Youtube


Sitio


Facebook


Youtube

RECOMENDADO

 

Isabel, la primera agente secreta en el oriente cubano
Por Yadira Cruz Valera
Corresponsal de Prensa Latina en Guantánamo.

Guantánamo, Cuba (PL) Muy poco se conoce en Cuba sobre el papel de los servicios de inteligencia en las contiendas libertarias o de la labor de quienes, desde el anonimato, prestaron un valioso servicio a la causa revolucionaria.

Hablar de agentes de inteligencia en la Cuba del siglo XIX resulta extraño, pues la etimología del vocablo se asocia al surgimiento del Intelligence Service, famoso órgano de espionaje creado por los ingleses en 1870.

Al respecto, el historiador guantanamero José Sánchez asegura que desde los inicios de la contienda independentista el 10 de octubre de 1868, los cubanos contaron con un servicio secreto de inteligencia que se consolidó durante las luchas emancipadoras.

En aquella época -puntualiza- a quienes bridaban información a los independentistas solía llamárseles laborantes u otros términos menos conocidos como confidentes o comunicantes.

En su obra 'En el mayor silencio', el historiador René Barrios refiere que el general español Domingo Dulce reconocía como infidentes a quienes realizaban ese tipo de labor para los independentistas y al ser capturados se les condenaba a la pena de muerte.

Muchos perdieron la vida en esos menesteres, algunos ni siquiera pasaron a la anales de la historia, porque su labor anónima les impedía mostrar sus verdaderos rostros.

Si desempeñarse como agentes secretos fue difícil para los hombres, paradójicamente el menosprecio y los prejuicios de la época contra las mujeres facilitaron el accionar de ellas en ese campo.

Así, pudieron desde sus modestos oficios o como señoras de la alta sociedad, dedicarse al espionaje y obtener importantes informaciones para la causa sin ser descubiertas por las fuerzas españolas.

Según la historiografía sobre el tema, una de las más destacadas en esta labor fue la guantanamera Inocencia Araujo Calderón, conocida como 'Isabel' y considerada una de las primeras agentes de la inteligencia cubana.

Isabel no fue solo una agente, sino la más destacada de esta región del oriente cubano y su audacia salvó la vida de dos de los más importantes líderes de la guerra de 1895, el Héroe Nacional, José Martí, y el general Máximo Gómez, asegura Sánchez.

Nacida en 1852 en la ciudad de Guantánamo, refiere el historiador, sus ideales y el amor por Cuba la llevaron a establecer una estrecha relación con Pedro Agustín Pérez (Periquito Pérez) y José Jané Trocné, destacados cabecillas de la insurrección en esta región.

A partir de 1890 cumplió múltiples tareas clandestinas contra la dominación española, justo en esa época adquiere el seudónimo de Isabel y se convierte en una de las conspiradoras más sagaces de la región oriental.

En 1893 se casó con el cubano-francés Enrique Fournier, y ese nuevo status de mujer casada se convirtió en un reto, porque además de cambiar su vida le abrió las puertas de la alta sociedad colonial, ambiente donde pudo conseguir informaciones valiosas para la causa, explica el investigador.

En octubre de ese mismo año, producto de la delación del agente enemigo Manuel Cardet, fracasó el alzamiento organizado por el general Guillermón Moncada, jefe militar del sur de oriente y Periquito Pérez; este último se vio obligado a huir a los campos y desde allí dirigió las acciones.

La alerta del alto mando colonial tornó peligrosa la situación de los independentistas en la villa de Guantánamo, y Jané asumió el mando junto a Isabel de las tareas conspirativas en la urbe.

Como parte de la estrategia de lucha en la zona, en julio del propio año, Pedro A. Pérez ordenó crear el Comité Revolucionario de Guantánamo, uno de los centros conspirativos más fuertes de la isla, integrado por 27 destacadas figuras de la región, y entre ellas se encontraba una única mujer, Inocencia Araujo.

Fue a ella a quien Periquito le asignó la misión de crear una red clandestina de agentes, para recoger informaciones de inteligencia militar, localizar recursos bélicos y garantizar los contactos con los responsables de los grupos subordinados en las zonas montañosas de Yateras, refiere Sánchez en su relato.

Considerada una de las costureras más destacadas de la villa, recibía en su casa la visita de encumbradas damas de sociedad junto a sus esposos, lo que le facilitaba obtener información vital para las tropas cubanas.

Constituido el Comité, el líder independentista guantanamero separó la labor de la red de inteligencia, para garantizar lo que hoy se conoce como compartimentación de la información, como una forma de evitar el fracaso de las operaciones cuando alguno de sus miembros fuera capturado.

Isabel tuvo cuidado en la selección del personal que trabajaría en la labor secreta de la villa y en los poblados del valle, y junto a Jané que adquirió el seudónimo de 'Lucas', escogió los hombres y mujeres más preparados para acometer las complejas misiones, según fuentes documentales de la época.

Demostró poseer proyección para elegir los establecimientos comerciales y centros sociales que por su ubicación resultaban sitios clave para la recogida de información confidencial del ejército y de las autoridades civiles, así como para los contactos entre los comprometidos.

Gracias a su labor se pudo obtener confirmación de la presencia entre las filas de los independentistas del espía Cardet, asegura Sánchez.

Según algunos documentos históricos, antes del alzamiento del 24 de febrero de 1895, que marcó el reinicio de las luchas independentistas, ambos organizaron y capacitaron a una de las redes más fuertes del oriente cubano; llegaron incluso a emplear la tinta invisible, novedoso sistema de comunicación introducido desde Estados Unidos.

Considerada una persona extraordinaria, los testimonios de la época describieron a Inocencia como una mujer de temple, que poseía dominio de su atrayente personalidad y sangre fría, cualidad indispensable para quienes realizan ese tipo de labor.

Tras los desembarcos por el oriente cubano de los principales líderes del movimiento independentista y el asesinato de uno de sus principales jefes, el general Flor Crombet, se les ordenó a los miembros de la red redoblar las actividades de recogida de información en las filas peninsulares, para evitar trágicos golpes.

Refiere el investigador guantanamero, que en abril de 1895 Isabel se encontraba de visita en casa de unos familiares, y allí obtuvo información sobre los planes operativos del mando español para capturar y eliminar a los jefes independentistas José Martí y Máximo Gómez.

La oportuna intervención de la agente y su rápido accionar permitió al general José Maceo y a Periquito Pérez tomar las medidas necesarias para frustrar esos planes.

Cuenta la historiografía que al recibir la información y consciente del peligro mortal que asechaba a Gómez y a Martí, José Maceo gritó a sus hombres 'Arriba, que perdemos la Revolución!', y partió hacia el lugar de la emboscada para enfrentar a las tropas españolas.

Tras esa acción, el general santiaguero nombró a Inocencia su agente personal, y la correspondencia establecida entre ambos, que se conserva en el archivo de Guantánamo, confirma algunas de las encomiendas que esta cumplió de forma efectiva bajo la dirección del prestigioso militar.

En el verano de 1895 descubrió a la espía Belén Botijuela, exesclava, que tras ganarse la confianza de los jefes militares cubanos, logró vender a los españoles información que recopilaba en los campamentos rebeldes.

Al ser capturada, un Consejo de Guerra la condenó a la pena de muerte; fue la única mujer ejecutada que se registra en los anales de la historia de Cuba, puntualiza Sánchez.

En ese periodo las acciones de Isabel posibilitaron a las tropas cubanas asestar duros golpes al mando español, situación ante la cual el Gobierno colonial redobló la vigilancia de sus objetivos militares y económicos en Santiago de Cuba y Guantánamo.

En septiembre de 1895, la policía española descubrió a los principales líderes del Comité Secreto Revolucionario de Santiago, detuvo a un grupo de conspiradores y logró ubicarse sobre la pista de la red de Isabel y Lucas.

La captura por esos días de un cargamento de municiones y dinamita, condujo a la detención de un grupo de conspiradores, entre ellos Inocencia Araujo.

La audaz agente sufrió prisión por breve tiempo en la cárcel de Guantánamo y luego fue conducida al Morro de Santiago de Cuba.

Las condiciones en que la combatiente clandestina llegó a la fortaleza militar española impresionó al comandante Manuel Granda, uno de los expedicionarios de la goleta Honor capturados en las costas de Oriente.

Tiempo después, en su libro 'Prisión en el Morro santiaguero', Granda escribió: 'Al ver a la prestigiosa mambisa Inocencia Araujo, aquella tarde de noviembre, maniatada por las ataduras y conducida por un grosero sargento, comprendí que la Revolución había sufrido un fuerte golpe.'

En 1896 la trasladaron a la fortaleza de La Cabaña en La Habana, donde la mantuvieron hasta 1897, cuando enferma fue expulsada hacia los Estados Unidos, sin embargo, pese a su frágil estado de salud continuó trabajando en Cayo Hueso con los exiliados cubanos.

Los documentos oficiales de la época consignan que murió en la ciudad de Guantánamo en 1902; diversos testimonios recogidos por Sánchez refieren que vivió sus últimos años en la más extrema pobreza y sobrevivió gracias a la ayuda de su antiguo jefe, el mayor general Pedro. A Pérez.

Cuentan quienes la conocieron que pese a los años de dura prisión y los ultrajes sufridos, el gobierno español no pudo arrancar ninguna confesión de sus labios.

arb/ycv

Mujeres de arrojo en el oriente cubano
Por Yadira Cruz Valera
Guantánamo, Cuba (PL) Las mujeres cubanas desempeñaron un papel fundamental en el proceso independentista de la nación y aunque la historiografía hace referencia a algunas de ellas, otras, cuyo desempeño fue no menos importante, apenas se conoce.
Tal es el caso de las campesinas del oriente cubano que ayudaron, apoyaron y colaboraron con los principales líderes independentistas tras los desembarcos de Duaba y Playita de Cajobabo, dos importantes hechos que marcaron el reinicio de esas luchas en 1895.
La historia local y el anecdotario popular recogen relatos sobre esas figuras femeninas, que afrontaron los peligros lógicos de quienes se atrevían a desobedecer y revelarse contra el gobierno colonial español y desafiaron los convencionalismos sociales de la época.
El historiador guantanamero, José Sánchez, quien investiga sobre el papel de las mujeres de esta región en las gestas libertadoras, aseguró a Prensa Latina que sin el apoyo de ellas, muy poco hubiesen podido avanzar tierra adentro los mambises, término con que se denominaba a quienes en el siglo XIX participaron en las guerras por la independencia de Cuba del colonialismo español.
En cada rincón del oriente cubano, los combatientes encontraron una mano amiga de mujer que los acogió y auxilió, muchas de las cuales se incorporaron luego a la lucha como mensajeras, enfermeras e incluso como soldados del ejército libertador, refiere.

DESEMBARCO DE DUABA
El 1 de abril se produce el desembarco inicial cuando los mayores generales Antonio Maceo, Flor Crombet, José Maceo y una veintena de hombres a bordo de la goleta Honor arriban a la playa de Duaba, en Baracoa, localidad nororiental de la isla, y hambrientos, sedientos y cansados inician la marcha en busca de cobija, relata el Máster en Estudios Caribeños. Tras una ardua caminata encontraron un bohío donde el campesino Santos Rodríguez y su esposa Justina Linares le ayudaron a recuperar fuerzas; conscientes de que el lugar no era seguro los trasladaron hasta la casa del alcalde del barrio, quien junto a su compañera Margarita Perigot, les atendió.
Así Justina y Margarita se convirtieron en las primeras mujeres que colaboraron con los expedicionarios, de ellas y otras tantas heroínas anónimas de estas tierras trata mi libro 'Mambisas del Alto Oriente', dijo el historiador a Prensa Latina.
Durante la larga travesía por las serranías, muchas guantanameras les dieron abrigo, los escondieron en sus casas sin estar sus esposos, pese a que las costumbres de la época prohibían que ellas recibieran visitas masculinas sin la presencia del hombre de la casa y arriesgándose a ser asesinadas si eran descubiertas, revela.
A pocos días del desembarco se producen los primeros enfrentamientos de los independentistas con las tropas españolas en el combate del Alto de Palmarito en la localidad de Yateras, allí cayó el general Flor Crombet, su cadáver fue trasladado hasta el poblado de Felicidad y depositado en el portal de una tienda.
En una actitud valiente y pese a las consecuencias que podría acarrearles el hecho, Ramona Lescaille y su hija Severina Rojas, esposa de un capitán de voluntarios al servicio de España, atendieron delante de todos el cuerpo inerte del insigne oficial -señala el investigador-; del valor de esas mujeres se habla aún por esos lares.
En su conversación con Prensa Latina, Sánchez puntualiza que, aunque discordantes en cuanto al nombre, fuentes testimoniales aseguran que fue una mujer quien salvó la vida del general José Maceo en esa misma localidad.
Algunos afirman que fue Juana Francisca Limont, quien lo alimentó y lo escondió en su cuarto, mientras en la sala de su casa un grupo de lugareños leales a España, presumían del asesinato de Flor.

PLAYITAS DE CAJOBABO
La presencia de esas mujeres y su accionar fue reconocida en su Diario de Campaña por el Héroe Nacional de Cuba, José Martí, quien llegó el 11 de abril de 1895 a las costas de Playitas de Cajobabo, un agreste paraje del litoral suroriental de la isla.
Martí, un gran admirador de la figura femenina y en especial de las cubanas, hace permanente referencia a ellas en su Diario, menciona como secaron sus ropas, lo alimentaron y curaron las lesiones que producían en sus pies las extensas caminatas por las intrincadas montañas.
Describe cada detalle de sus encuentros, de las impresiones que cada una de ellas causa en él, así por ejemplo, escribe sobre la india Gregoria Rodríguez (Goya)...'india, cobriza, descalza y de ojos ardientes, en traje negro roto, con el pañuelo de tocada atado a lo alto por las trenzas'.
Sobre el recorrido de Martí por estas tierras y su intercambio con las mujeres de estos parajes, Sánchez relata con especial énfasis la anécdota sobre Adela Leyva, una niña de 11 años, primera mujer con quien tuvo contacto el héroe tras su arribo a estas tierras.
Ese encuentro -señala- lo describe el historiador cubano Florián Escobar en su obra 'Martí a flor de labios', dicen que tras descansar en la casa y ante la necesidad de continuar viaje, intentan buscar un guía de la zona, el hermano de la muchacha estaba lejos y un pariente que se encontraba presente no se inmutó ante el reclamo.
La joven al ver la actitud de su familiar, expresó: 'si ustedes no se atreven a sacarlos de aquí, yo sigo con ellos hasta sacarlos del paso, porque son cubanos y vienen a hacer patria'.
La primera bandera que portaron los expedicionarios fue confeccionada por una guantanamera, Juana Bautista Pérez Gutiérrez, esposa del mayor general Pedro Agustín Pérez, máximo líder del movimiento independentista en estas tierras.
Sobre ello habla Martí en su diario: 'A la tarde, Pedro Pérez, el primer sublevado de Guantánamo: de 18 meses de escondite, salió al fin, con 37, seguido de muerte, y hoy tiene 200. En el monte, con los 17 de la casa, está su mujer, que nos manda la primera bandera'.
Pero Juana, pese a proceder de una familia adinerada, fue más que la esposa del general, fue una luchadora, explica Sánchez, que junto a su hija y toda su familia, se incorporaron a la lucha insurreccional, sufrieron privaciones y vejámenes.
En una ocasión, relata, la familia fue apresada y exhibida encima de una carreta por la plaza de la ciudad de Guantánamo, un grupo integristas leales a España lanzaba insultos a su esposo y ella desafiante con las manos atadas gritó: ¡Sí somos la familia del general, pero a él hay que ir a cogerlo peleando en los montes!
Son estas unas pocas anécdotas que muestran la estirpe de las mujeres cubanas y en especial las orientales, las memorias históricas del periodo conspirativo y de las luchas independentistas apenas recogen la labor de un pequeño grupo de ellas, dijo el historiador.
Aún queda mucho por descubrir sobre la dimensión femenina en el proceso emancipador cubano, las conmemoraciones por los 150 años del inicio de esas gestas son un momento propicio para divulgar esas investigaciones, que en la actualidad se han incrementado pero no son suficientes, recalcó.
En nuestras gestas libertarias las mujeres hicieron de todo, tanto en el frente como en la retaguardia o en la clandestinidad, lucharon codo a codo con los hombres, por eso merecen tener un lugar


Servicio de la Plataforma conjunta TESORO - Prensa Latina


Sitio


Telegram


Prensa

TELECENTRO TESORO - PRENSA LATINA

Facebook


Página


Grupo


Telecentro

Servicios cooperados en Facebook ..... Flipboard ..... Ivoox ..... Paper.li ..... Pinterest ..... Telegram .... Twitter .... Vkontakte ..... Youtube ........

Flipboard Magazine

View my Flipboard Magazine.

View my Flipboard Magazine.

Miembro de la Coordinadora Internacional TESORO y de la Federación Internacional de Comunicadores Populares (FICP)

Para inscribirse y publicar en el grupo HERMES enviar correo a auto-hermes@googlegroups.com