La Página de Orestes 


Artículos y escritos
Orestes Martí 
Otra vez sobre premios y premiados, de la Paz
Las Palmas de Gran Canaria
2009-12-0
3
WEBS
José Martí
Información y Comunicación

En mis comentarios titulados "Un Nóbel a crédito" -publicado en 2009-10-08 [1] y "La Paz. Premios y premiados" -publicado en 2009-10-21- traté de exponer una serie de ideas y de lanzar una iniciativa que -al parecer- "cayó en saco roto";

En el primero de los escritos, concluí -después de analizar el otorgamiento del premio, según los parámetros estipulados por Nóbel- que todo lo que había expuesto me llevaba a la conclusión de que "el Nóbel 2009 -siguiendo los principios básicos del tipo de sociedad capitalista en que se enmarca la acción, en la que todo se convierte en mercancía- ha sido entregado "a crédito" y me preguntaba: "¿Sabrá -y podrá- el Sr. Obama liquidar su deuda, o su "Crédito político" será embargado, a tenor de los principios de esa sociedad que defiende?"

Las últimas acciones -especialmente las relacionadas con Afganistán- de  "la gran esperanza negra", del gigante del norte (esperanza en un doble sentido: para los humildes, la esperanza de una vida un poco mejor, a partir del discurso populista del actual Presidente durante su campaña electoral; para el establishment, una nueva cara con la que continuar sus planes de dominación mundial, seriamente dañada por el desgobierno Republicano del inepto George W.), demuestran que para el pueblo. el Nóbel ya está hipotecado; mientras que para el "Complejo Militar-industrial-mediático" responde a sus expectativas.

Por otra parte, quien leyera, en el primer escrito, la lista de personas que ostentan un "Premio Nóbel de la Paz", habrá tenido la ocasión de hacer una adecuada valoración de hacia dónde se ha inclinado la balanza de los que, encerrados en una torre de marfil, han decidido quién "merece" la distinción; así es de simple y de fácil deducción a quiénes beneficiarán, siempre que puedan y la situación se lo permita.

En el segundo comentario, expuse, además de brindar la lista de personalidades que habían sido distinguidas con el "premio Lenin de la Paz", lo siguiente:

"Ahora, con estos antecedentes, le sugiero repasar la lista de los galardonados con el Premio Nóbel de la Paz y después haga lo mismo con el "Premio Lenin". Medite un poco. Busque información sobre cada uno de los premiados. Vuelva a meditar y saque sus propias conclusiones. Yo no se las voy a sugerir. Que sea la conciencia de cada cuál y desde luego su visión de la vida y su posicionamiento político ideológico quien le guíe en el proceso."

Y concluía:

"-¿Le gustaría ver a reconocidos dirigentes populares y a destacados defensores de los derechos humanos y ciudadanos compartiendo lista de "galardonado" (escogida y "cocinada" en conciliábulos de poderosos y oscuros poderes mundiales) con Kissinger, Sajarov y comparsa o en otra escogida y "votada" a escala planetaria por las grandes masas populares?"

..."Después de reflexionar, saque sus conclusiones y grite.
Si, grite y ojalá que, como el grito h
eroico del Che, llegue hasta algún oído receptivo"...

Ahora, recibo desde Canadá, un mensaje de correo de una destacada luchadora [3] por un mundo mejor y colaboradora de nuestras publicaciones, en el que me acompaña un escrito del conocido Koldo Campos Sagaseta[4] aparecido en el diario digital "Rebelión", el que recomiendo su lectura y análisis.

Durante los últimos días, en nuestra publicación hemos recibido varios correos de diversos compañeros que se han venido haciendo eco de la propuesta de que al ex-presidente cubano y actual Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, Fidel Castro Ruz, se le proponga para un Premio Nóbel de la Paz.

No los quisimos publicar; y no precisamente por no conceder al propuesto un reconocimiento a su labor de toda una vida dedicada a su pueblo. Ha sido más bien una actitud consecuente con nuestras ideas expuestas en los mencionados artículos publicados y que se expresan en el criterio de que los pueblos requieren crear sus propias instituciones; sus propios mecanismos de reconocimiento a quienes les dedican sus esfuerzos y hasta su vida.

Realmente no vemos a Fidel Castro -como no vimos tampoco al indio Evo Morales cuando fue propuesto y sencillamente "no seleccionado" porque la "opción" fue la otra- compartiendo esa distinción con un Teodoro Roosevelt y su "gran estaca" o un Henry Kissinger y sus manos manchadas con el golpe contra Allende en Chile; realmente, no lo vemos.

Después de leer y analizar el contenido del artículo de "Koldo", coincido con él en que "
Nominar a Fidel Castro al Nobel de la Paz sería tan absurdo como pretender que Silvio Rodríguez gane un Grammy, que a Eduardo Galeano se le otorgue el Cervantes o que Alfonso Sastre obtenga el Príncipe de Asturias".

Resulta por tanto evidente y espero que mis amigos y compañeros en Cuba lo entiendan y comprendan: mi firma no avalará tal solicitud y nuestra publicación no se hará eco de ella.

Para concluir, voy a repetir mi pregunta no respondida: "
¿Realmente considera que ha existido con anterioridad o existe en este momento algún mecanismo verdaderamente democrático que permita otorgar un premio de la magnitud de ésta o de cualquier otra categoría, con un grado aceptable de reconocimiento social y sin intervención de los grandes intereses económicos y centros de poder; o que debería crearse algo verdaderamente nuevo, sobre bases participativas globales de ciudadanos y movimientos sociales?

NOTAS
[1] http://www.canarias-semanal.com/Boletin/arte-169.htm
[2] http://www.canarias-semanal.com/Boletin/arte-170.htm
[3] "Comparto plenamente con quien escribe este artículo de opinión.
Saludos,
Tania"
[4] Cronopiando
El Nobel de la Paz no es para Fidel Castro
Koldo Campos Sagaseta
Rebelión
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=96253