YO SOY DE DONDE HAY UN RÍO.

Una ciudad cubana fundada por canarios:

 San Antonio de los Baños

Personajes y Personalidades de San Antonio de los Baños..La Villa del Humor

A Artemisa

I
Artemisa, se me antoja
tu tierra cuadro pintado,
no por capricho te han dado
el nombre de Villa Roja.
Con sangre tuya se moja
sin mancharse la bandera,
porque en esta villa obrera
la juventud desvelada
por el asalto al Moncada
tuvo su mejor trinchera.

II
Artemisa, cuando miro
hacia tus alrededores
entre los trabajadores
está la imagen de Ciro.
Ciro Redondo un suspiro
de la patria en pulmón hondo,
y junto a Ciro Redondo
de la montaña al central
anda en el cañaveral
Jesús Menéndez Larrondo.

III
Cuando repito, Artemisa
tanto en el pecho me toco
que el corazón como un loco
quiere romper la camisa.
Los pájaros de tu brisa
quieren anidar en mí,
y me parece que allí
donde es más roja tu tierra
una mano desentierra
la juventud que perdí.

IV
Artemisa, tus mujeres
alegran tanto la calle
que parece que en su talle
cantan los atardeceres.
Tus fábricas y talleres
tanto se adornan con ellas,
que al conjuro de sus huellas
parece plateado el suelo
o al revés se ha puesto el cielo
y abajo están las estrellas.

 

V
Artemisa, tus ancianos
no parecen hombres viejos,
y la tarde busca espejos
en el brillo de sus manos.
En sus rostros veteranos
el tiempo se ha detenido,
y me dan el parecido
de esos pájaro que quieren
morir cantando y se mueren
pero no dejan el nido.

VI
Artemisa, de tu entraña
salió aquella juventud
que no le dio un ataúd
ni el cuartel ni la montaña.
Luego de su impar hazaña
mártires y héroes quedaron;
los mártires se sembraron
en lo mejor de la historia,
y los héroes con la gloria
de la patria regresaron.

VII
Artemisa, en la alegría
de tus niños me parece
que un sol distinto aparece
para no acabarse el día.
Conocen la rebeldía
que hubo en sus antecesores,
y son los continuadores
de aquellos que en el Moncada
reiniciaron la jornada
de nuestros libertadores.

VIII
Artemisa, la cultura
en manos del pueblo está,
y el libro a las manos va
de todo el que lo procura.
La patria se transfigura
es más alto su calibre
no hay pecho donde no vibre
con su ardor cubano
el apotegma martiano
Ser culto para ser libre.

IX
Artemisa, yo me siento
aquí como un hijo tuyo,
con tu tierra me construyo
en el alma un monumento.
Me ves feliz y contento
y esa contentura mía
se me vuelve una armonía
en lo más hondo del alma;
y yo no se de que palma
me llega la poesía.

Más poemas de Angelito Valiente