YO SOY DE DONDE HAY UN RÍO.

Una ciudad cubana fundada por canarios:

 San Antonio de los Baños

Personajes y Personalidades de San Antonio de los Baños..La Villa del Humor

A Bauta

Bauta, te vengo a decir

todo lo que te distingo

en este primer domingo

de un risueño porvenir.

Comenzamos a vivir

un año prometedor,

y el pueblo trabajador

tan hecho para el combate

se pinta con el granate

de la paz y del amor.

 

En el año que comienza

tienen primaria atención

el ahora, producción

y el brazo de la defensa.

Pueblo que trabaja y piensa

construye su porvenir,

y esto no quiere decir

que se omita el agasajo,

porque dentro del trabajo

nos vamos a divertir.

 

Estos domingos de fiesta

van a continuar lo mismo,

¿Quién dijo que el socialismo

no es para el canto y la orquesta?

Vamos a seguir con esta

campesina actividad,

aquí donde la hermandad

de obreros y campesinos

construye nuevos caminos

para la felicidad.

 

Los enemigos de nuestra

verdadera libertad

dicen que esta sociedad

es insufrible... siniestra.

Aquí tienen una muestra

de esa falsa teoría,

socialismo es alegría,

socialismo es la emoción

de una manifestación

que se llama poesía.

 

Socialismo es una forma

de vivir en comunión,

cambios en la producción,

en el trabajo y la norma.

El mal, en bien se transforma

de la colectividad,

no es aquella sociedad

donde una mitad comía

y la misma le imponía

el hambre a la otra mitad.

 

Ahora lo que hay se reparte

en recíproco agasajo,

no es una parte de abajo

y de arriba la otra parte.

Cuando hay mucho se comparte

y cuando hay menos, igual,

el amarillo metal

no es para amasar fortuna....

y vivimos sin ninguna

discriminación social.

 

El socialismo está aquí,

en esta fiesta guajira

que en todo lo que se mira

hay un poco de Martí.

El sentimiento mambí

identifica el ambiente,

el patriotismo se siente

del alma en lo más profundo

como dueños de otro mundo

y una vida diferente.

 

Y mucha gente se olvida

de aquella sociedad vieja,

con el hombre tras la reja

y el niño sin comida.

Yo tengo más de una herida

en el alma y en la piel

porque en el sistema aquél

mi décima fue un estorbo

y para muchos un sorbo

amargo como el hiel.

 

Ahora mi décima es esta

que los ámbitos escruta,

canto que con absoluta

libertad se manifiesta.

Lo que ayer fue una protesta

hoy es un himno de amor,

mi sinsonte cantador

ya no le teme a las balas,

con una estrella en las alas 

y sobre el pico una flor.

 

Y tú, Lázaro, que dices

de esta y de este bien;

porque tú tienes también

históricas cicatrices.

Estos momentos felices

no se parecen a aquellos

cuando los falsos camellos

no llegaban al batey,

y los dueños de la ley

premiaban los atropellos.

 

Tú supiste de la orgía

de sangre con el maltrato,

y el hambre por ser mulato

menos que el blanco valía.

Hoy tu décima y la mía

van por las mismas preguntas,

en el tronco y en las puntas

les corren las mismas aguas

y andan como dos jimaguas

invariablemente juntas.

 

Ahora, mi Bauta, te digo

mi hasta luego semanal,

el domingo estaré igual

con mi décima, y contigo.

Tu dominical abrigo

me reconforta y me anima,

el nombre tuyo y mi rima

tienen el mismo abolengo,

por eso me voy y vengo

con todo lo tuyo encima. 

Más poemas de Angelito Valiente