YO SOY DE DONDE HAY UN RÍO.

Una ciudad cubana fundada por canarios:

 San Antonio de los Baños

Personajes y Personalidades de San Antonio de los Baños..La Villa del Humor

Reflexiones

 

   ¡Hombre has dicho!, para hablar

del hombre no basta un rato,

precisa cierto recato,

medir y profundizar.

No es como echar a volar

las palomas de un anhelo,

lo que media entre hombre y cielo

mueve a un examen profundo

y el que no mida ese mundo

se queda a mitad del vuelo.

 

   El hombre en sus dimensiones

es más que un ser animado

pero no está liberado

de las interrogaciones.

Urgen grandes conclusiones

para después definir,

porque no basta decir

yo soy hombre y tengo un nombre

entre la vida y el hombre

hay mucho que discutir.

 

   Yo no hablo de hombres perfectos

porque en ciertas actitudes

hay unos con más virtudes

y hay otros con más defectos.

Yo puedo hablar de hombres rectos

celosos de su moral,

honradez superficial

diríamos, la pintura

de un mentís, porque en la hondura

no hay una honradez igual.

 

   Puede un hombre ir a la guerra

rifle en mano, darlo todo

para curar con su yodo

las heridas de la tierra.

Desafiar de llano a sierra

a la muerte en su bravura,

derramar su sangre pura

en el peor laberinto; 

y tener manchado el cinto

que le aprieta la cintura.

 

   Hombre no es el que pelea

por pelear sencillamente,

hombre es el que está consciente

de un principio, de una idea.

Hombre no es el que alardea

y en falsas pasiones arde,

porque detrás del alarde

no hay más que un simple barniz

y si vas a la raíz

te encuentras con un cobarde.

 

   Yo he visto a un hombre -¡que ingrato!-

citar a una joven bella

para saciarse con ella

en amoroso arrebato.

En la dimensión de un rato

le ha robado la moral,

y a ella, después, que fatal,

sin ninguna recompensa

le ha caído la vergüenza

llorando en el delantal.

 

   Cuando en el mar de la vida

a todos los puertos vamos

de navegar nos cansamos

y el agua nos intimida.

En vano es que se me pida

que dé perlas sin tenerlas,

a mis años buscar perlas

es casi una terquedad

porque al peso de mi edad

ya no hay ojos para verlas.

 

   Joven pasé por los huertos

con la savia de mi vida

y hasta en corteza podrida

florecieron mis injertos.

Injerté en árboles muertos

y rehicieron sus tamaños,

pero después de mis años

es negar el porvenir

si a lo que empieza a vivir

le injerto mis desengaños.

 

   

   Un niño recién nacido

nos muestra su piel de seda

y en mis arrugas se enreda

medio siglo mal vivido.

El tiempo que ha transcurrido

ni regresa ni se para

y el sol parece una rara

culebrilla zigzagueando

caprichosamente cuando

quiere alumbrarme la cara.

 

   Tu niñez como la mía

aunque no en el mismo grupo

con parásitos, no supo

que parásitos tenía.

Un hambre que no dormía

bostezaba en tus desvelos,

y aquí, donde los flagelos

del ayer no volverán

ahora si hay niños con pan,

juguetes y caramelos.

 

  Tus abuelos y los míos

nos decían con dolor

que Cuba perdió el mejor

de sus hijos en "Dos Ríos",

Hoy con renovados bríos

nietos de Antonio y José,

parecen astros de pie,

y los niños sonriendo

aplaudiendo y repitiendo....

queremos ser como el "Che".

 

   En la tumba del pasado

no vamos a poner flores

porque los muertos mejores

allí no se han enterrado.

Este presente rosado

viene de 30 mil muertos,

unos, en puntos inciertos,

otros en el mar profundo,

mártires de todo el mundo

héroes de todos los puertos.

 

Más poemas de Angelito Valiente