YO SOY DE DONDE HAY UN RÍO.

Una ciudad cubana fundada por canarios:

 San Antonio de los Baños

Personajes y Personalidades de San Antonio de los Baños..La Villa del Humor


Controversia (En San Nicolás de Bari)

I
Aquí estoy San Nicolás
con mi habitual optimismo
aunque ya no soy el mismo
de nueve lustros atrás.
Tengo arrugas en la faz
y en las entrañas también,
pero mi vida es un "tren"
que no deja el paradero
mientras le quede un viajero
esperando en el andén.

II
No es exactamente así,
yo he perdido facultad
y sólo soy la mitad
del Angelito que fui.
Los años pesan en mí,
no por gusto el tiempo rueda,
no soy más que una moneda
con la mitad del valor
pero aprovecho el calor
de esa mitad que me queda.

III
Mi décima fue un volcán
en erupción, cuya lava
quemó a la mano que daba
"componte" y no daba pan.
Ya no soy ese huracán
porque hay un tiempo distinto,
ahora pinto y lo que pinto
solamente da lugar
al instinto de pintar
y no pasa de un instinto.

IV
Mi décima fue una niña
llena de ilusiones locas
y les parecían pocas
las flores de la campiña.
Se embriagaba con la piña,
el mango la emborrachaba,
pero el tiempo moja y lava
el más inmenso color,
y estoy rumiando el sabor
de la última guayaba.

V
Mi décima es un pañuelo
para secar las angustias
de llevar las flores mustias
a mi solapa de abuelo.
No tengo un mejor consuelo
ni una voz con más terneza,
ella rompe mi tibieza
como se rompe un diptongo
y haciendo versos me pongo
a entretener mi tristeza.

VI
Mi décima, yo lo sé,
responde a unos moldes viejos
y en su vigor está lejos
de la potencia que fue.
Cuando joven la canté
junto a clásicos cantores,
pero han surgido valores
como tú, precisamente
con un pincel diferente
y diferentes colores.

VII
Tu décima nos describe
el paisaje en otro idioma
y uno piensa que en su loma
el poeta canta y vive.
Mi décima no concibe
el paisaje de ese modo,
el tiempo lo vence todo,
todo pierde sus matices
y para esas cicatrices
la vida no tiene yodo.

VIII
¿Qué cosa es la historia mía
si a eso se la llama historia?
razón de una ejecutoria
sin manchas ni cobardía.
No es la décima de un día,
tiene medio siglo ya,
medio siglo aquí y allá
sin doblez, sin entreguismo
y ese medio siglo mismo
la ha dejado como está.

IX
A mi nunca se me ha ido
los humos a la cabeza,
porque es ahí donde empieza
a mancharse un apellido.
Ni en un instante he creído
ser primero ni segundo,
si algo tengo de profundo
media esa profundidad
en saberle la verdad
a los problemas del mundo.

X
Por eso es que mi salud
requiere cierto cuidado
excederme demasiado
sería una ingratitud.
Atrás guitarra y laúd,
atrás señores... atrás,
ya no voy a cantar más
seguir sería de tonto,
hasta pronto, hasta muy pronto
pueblo de San Nicolás

Más poemas de Angelito Valiente