YO SOY DE DONDE HAY UN RÍO.

Una ciudad cubana fundada por canarios:

 San Antonio de los Baños

 .

 

 

Personajes y Personalidades de San Antonio de los Baños..La Villa del Humor

 Ángel de la décima
Fermín Carlos Díaz

 

     Relegada de los medios de difusión escrita durante largo tiempo, la décima improvisada poco a poco parece decidida a ocupar el lugar que merece. A la publicación de Décimas rescatadas del aire y del olvido (Fundación Fernando Ortiz, 1997) -incluye a relevantes repentistas cubanos de los años ´40 del pasado siglo- y La décima constantes (Fundación Fernando Ortíz, 1999) - un valioso acercamiento a la estrofa realizada por Virgilio López Lemus- entre otros, viene a sumarse ahora, modesta pero eficazmente, Ángel de la décima (Editorial Unicornio, 2001) una muestra del quehacer decimístico de Angelito de Angelito Valiente con selección y nota introductoria de Orlando Cha´vez Pérez.

 

     Ángel de la décima se inicia con un breve prólogo de la investigadora y poetisa Ana Núñez Machín, quien a través de la evocación de una canturía de Angelito Valiente prepara al lector para el encuentro con este verdadero mito del repentismo en cuba, cuyo "verbo -al decir de Ana- asaeteaba el lenguaje en comunión de imágenes; en la exacta utilización del adjetivo; en la rima original y en la presencia de sus metáforas candentes con las cuales aprisionaba la belleza".

 

     A continuación, el lector tendrá la oportunidad de volver a "escuchar" casi medio centenar de espínelas del inolvidable Cantor del Ariguanabo, en las que nos legara su testimonio de amistad y admiración hacia improvisadores con quienes rivalizó: Rigoberto Rizo, Gustavo Tacoronte, Tomasita Quiala, José Marichal, Pedro Guerra, Jesús Careno, entre otros, desfilan por estas páginas. En algunos casos, se trata de décimas que la memoria popular ha rescatado de las controversias de Angelito con esos repentistas; en otros, de versos que escribiera a amigos ya desaparecidos.

 

     La segunda sección de Ángel de la Décima, nos revela desde el título el propósito de homenajear al poeta. Ángel Valiente Othón, hijo del cantor, inaugura el tributo lírico. Luego vendrá un largo desfile de repentistas, algunos conocidos (Naborí, Renito Fuentes, Jesusito Rodríguez), otros casi o totalmente desconocidos; todos en sus estrofas van trazando el itinerario poético y espiritual de uno de los grandes improvisadores del siglo XX.

 

     Con Ángel de la décima, la Casa del escritor Habanero reúne por segunda vez en cuerpo de libro un puñado de versos del inolvidable Cantor del Ariguanabo (en 1993 publicó De los archivos del aire, con prologo de Jesús Orta Ruíz, El Indio Naborí). Ojala estas páginas sean el preámbulo de una política editorial encaminada al rescate de la tradición oral con mas arraigo en nuestra provincia.

 

Más poemas de Angelito Valiente